jueves, 6 de febrero de 2014

cualquiera

Laura Burlton



a cualquiera puede pasarle cualquier cosa
como
disolver en agua 200 gramos de café y
tomarlo
sin pausa,
o
sacar y
volver a guardar la ropa del placard, 
buscar si quedan rasgos de su olor
alguna mancha
abrir la heladera y llenarnos
quién no intentó saciar vacíos con pan embadurnado en manteca
dulce de leche
tortillas viejas,
o enamorarse.
cualquiera puede enamorarse,
ir al cine
caminar de la mano en una librería
mirarse entre los estantes
inventar adjetivos
imaginar posturas sexuales,
cambiar la cama de lugar,
pensar en comprar adornos nuevos o
lo que fuere.



yo lo intento también, 
me esfuerzo,
pero es que no sé,
aun tengo los demonios
mordiéndome los talones.





7 comentarios:

albert dijo...

i consider a magnific write. is an honor to read you kisses

Espérame en Siberia dijo...

También los anhelos nos van mordiendo los talones.


Un abrazo.

Sandra Garrido dijo...

Porqué nos costará tanto derribar esos muros que nosotros mismos levantamos y nos acorralan?


Besos querida

Jorge J. Molina dijo...

Gracias Lila por este poema que pareciera mecernos y acunarnos hasta que justo en el último verso nos pega un tiro de gracia... Un abrazo grande

g dijo...

Ha sido ver esa luna y recordar la de Bandah
http://palabraderey.blogspot.com.es/2011/10/31-emplatar.html

Sorry!

David Mariné dijo...

qué mejor lugar para tener a los demonios? baila un zapateao , un zapateao de gitana y descaro, y no olvides, pantera, de clavarles los tacones en sus ojos.

TORO SALVAJE dijo...

Malditos demonios...
Siempre ganan Lila.

Besos.