domingo, 22 de junio de 2014

lo tremendo

Etienne O'Leary


a veces
lo tremendo
es la mano
que raspa el límite del respiro
lo pequeño del desgarro
la habitación en desuso
el tiempo que dio fin
al idilio de la ternura y el sexo
el cuerpo inmaculado de deseos retornando al hábitat del vacío.


a veces
lo tremendo
es desvestirnos la ropa de guerra
archivar armas
humear la cocina de aroma a pasteles 
y leche caliente
el amor y el olvido 
a veces
es lo tremendo.


la tragedia de lo irremediable es
arrancarnos la supervivencia
ajustar los relojes a favor de la muerte
encender un cigarrillo y dejar que el día 
sea dominio de los otros


tal vez
nuestra única defensa
sea hurgar con el dedo el camino de lo desconocido
abrir los ojos,
hasta quedarnos ciegos
de tanta verdad.




6 comentarios:

INVENTIVAsocial dijo...

me gusta mucho tu escritura, un abrazo

María Sotomayor dijo...

"...y sé que lo terrible
es que volvemos a ser felices".

Selva Casal.

Darío dijo...

O el sopapo del poema, Lila.

Alma vacía dijo...

Deleitoso...

mailconraul dijo...

La mejor defensa es un buen ataque, un perro lazarillo o un bastón de ciego (la verdad hace ruido contra las baldosas).

Shang Yue dijo...

pese a todo, seguimos
he ahí lo tremendo

porque los que se fueron, dejaron de ser (tremendos)